¿Qué es un casa pasiva?

Una casa pasiva, o passivhaus, no es más que realizar una construcción, saludable, confortable y eficiente. La diferencia con un edificio convencional es simplemente que se ha estudiado a nivel físico el balance energético, o lo que es lo mismo, se han analizado los kilowatios que entran, los que salen y los que se producen dentro de la edificación.

No es un concepto nuevo, tradicionalmente en toda edificación se tenía en cuenta la orientación, la ventilación, la compacidad y el modo de construcción; simplemente el concepto se ha desarrollado con los conocimientos del S.XXI.

Es decir, además de todos los criterios de las construcciones tradicionales, implica un grosor de aislamiento eficiente en el que se minimizan los puentes térmicos al máximo, junto con un nivel de hermeticidad máximo; esto último lleva implícito una ventilación mecánica controlada para que el espacio sea habitable. Evidente, las carpinterías exteriores, que al fin y al cabo es por donde más se pierde energía, son una parte imprescindible de la envolvente, contar con unas ventanas de alta eficiencia energética es de lo más importante a la hora de definir y diseñar una passivhaus.

Todos estos elementos van asociados a un buen detalle constructivo de los mismos; por poner un ejemplo, si contamos en nuestra vivienda con unas ventanas de muy buenas prestaciones, pero con una colocación incorrecta, no conseguiremos el efecto deseado ya que existirán infiltraciones de aire no deseadas. Es lo mismo una mala ventana bien colocada que una buena mal colocada.

En resumidas cuentas, passivhaus es el máximo confort con la mínima energía posible.

ejemplo casa passivhaus